unchained

“No hay más remedio”, “todos lo hacen”, “es lo que toca”, “es obligatorio”… son ‘mantras’ que asumimos sin cuestionar en referencia a numerosas cuestiones y que bloquean nuestro fluir en la vida, cortándonos las alas y alejándonos de nuestros sueños y nuestro interior… Estas creencias limitadoras a las que estamos encadenados por condicionamiento social y propaganda del Sistema nos integran en el club de la pasividad y resignación. Pero lo único obligatorio en la vida es nacer y morir/desencarnar y, salvo esas excepciones, somos libres de crear nuestra propia realidad con calidad de vida. Veamos algunas de las OBLIGACIONES SOCIALES más asumidas y sus posibles alternativas…


1. Ir a la universidad

2. Trabajo remunerado que no nos llena

3. Cobrar por trabajar

4. Pagar una hipoteca

5. Tener coche

6. Comida artificial

7. Viajar

8. Sexo

9. Borracheras

10. Tener pareja/casarse

11. Tener hijos

12. Parir con dolor

13. Guardería

14. Colegio

15. Vacunas

16. Gastarse miles de euros en criar un bebé/niño pequeño

17. Sacrificarse y sufrir en la vida

18. Comer y beber


1. IR A LA UNIVERSIDAD

La idea de que no eres nadie sin una licenciatura se ha derrumbado en las últimas décadas cuando el mercado se ha saturado de universitarios y ha premiado con buenos sueldos a profesionales especializados con Formación Profesional.

Un porcentaje importante de los universitarios no trabajan en lo suyo y en muchos casos la Universidad es una excusa para ganar tiempo porque no sabemos lo que queremos en la vida. Los padres deberían tener recursos y mente abierta para ayudar a sus hijos a descubrir desde pequeños su vocación, sus potencialidades y trabajar en ese camino, sea el que sea.

Y en ausencia de este paso previo, un buen trabajo de coaching y otras técnicas en la adolescencia permitiría tomar mejores caminos que “donde entre por nota” o “lo que tenga salida” y que sólo satisface al ego y al bolsillo pero no al alma.

Siempre hay mayor éxito cuando hacemos lo que sabemos y nos gusta hacer.


2. TRABAJO REMUNERADO QUE NO NOS LLENA

“De algo hay que vivir”, “tampoco está tan mal”, “sólo los elegidos trabajan en lo suyo…”.

Este punto está conectado con el anterior: si no sabemos nuestro camino, tampoco podemos encontrar el trabajo ideal, pero aun así, ningún trabajo debería ser vivido con amargura e insatisfacción.

No existe ninguna ley que obligue a conformarnos con el estigma de “pobre generación mileurista” ni a trabajar 50 horas con bajos sueldos, ni siquiera en época de crisis. Tal vez sea un recurso temporalmente pero no deberíamos resignarnos y rendirnos a esa opción.

Pocos saben con claridad su destino a edad temprana, pero millones de personas se ocupan (no preocupan) activamente en que haya coherencia entre lo que les gusta y en lo que trabajan, y lo consiguen, sabiendo adaptar su tipo de vida y renunciar a alguno de estos “requisitos” sociales para ganar otros muchos más enriquecedores.

Como dice Leopoldo Abadía: “prohíbete lamentarte de la crisis y actúa, invéntate algo“.


3. COBRAR POR TRABAJAR

La visión materialista de nuestro mundo nos ha hecho creer que los que trabajan gratis no tienen talento o son unos marginales, pero cuando esto se hace voluntariamente no es así. Amas de casa, padres que crían a sus hijos a tiempo completo, voluntariado, trueque, blogueros, artistas … También hay muchas formas de trabajar noblemente sin cobrar…


4. HIPOTECA

Como se explica en 11 alternativas a la hipoteca, existen opciones legales de vida cuando no nos podemos costear un piso en el barrio de nuestras familias y en las grandes ciudades salvo esclavizando dos sueldos al banco y anulando nuestra libertad de acción: alquiler, alejarnos de la ciudad, irnos a zonas rurales, mobil-homes, ecoaldeas

Y también existen opciones insumisas/alternativas como las que propugna Enric Duran...


5. TENER COCHE

¿Habéis hecho bien el cálculo de lo que cuesta tener un coche de primera mano en propiedad?. Muchas personas optan por compartir coche, alquileres puntuales, transportes públicos o bicicleta como en muchos países europeos.

6. COMIDA ARTIFICIAL

“De algo hay que morir”, “todo es veneno hoy en día”, “no hay que obsesionarse tanto con la comida (con la sana, claro)”, etc… Podemos tener huerta con poco terreno propio, en espacios comunes con los vecinos, en las terrazas, … y disfrutar de alimentos frescos y naturales.

Y también se puede comprar comida ecológica o de mejor calidad, porque con menos cantidad conseguimos más nutrientes, y cocinar nosotros en vez de comprar comida precocinada.

Es cuestión de racionalizar nuestra despensa y nuestro tiempo y no de desculpabilizarnos con excusas.


7. VIAJAR

Con la democratización de los viajes low cost de la última década, se considera que si no sales de tu país “no conoces el mundo”, pero el mundo es mucho más que el circuito de turista contra reloj. La pregunta correcta es “¿qué vas hacer en verano?” y no “¿a qué país viajas en verano?”.

Viajar no es obligatorio aunque sea muy placentero, enriquecedor y un gran antídoto contra la rigidez mental y el etnocentrismo.


8. SEXO

En una sociedad hipersexualizada, que utiliza el sexo hasta para vender yogures y que ha banalizado tanto el tema que lo ha convertido en una actividad lúdica más, como jugar al billar, sin connotaciones de trascendencia, responsabilidad y sacralidad (que no religiosidad), muchos adolescentes y ¡¡niños!! se ven empujados por la cuadrilla, las series de televisión y las revistas a mantener relaciones sexuales prematuras sin desearlo realmente y sin estar mental y emocionalmente preparados.

Ni es obligatorio desvirgarse a los 14 años, ni tampoco que los adultos crean que “Sexo en NY”, la promiscuidad y practicar el Kamasutra con 1001 juguetitos de las tupper-sex es un mandamiento de la modernidad.

La libido “normal” no es una enfermedad como quieren hacernos creer los laboratorios que han patologizado la alcoba para vender más Viagra y nuevos fármacos femeninos como el parche para “curar” el síndrome TDSH: Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo que consiste en la ausencia de fantasías sexuales y apatía.

Y no hablo de ingresar en los grupos de virginidad de los Jonas Brothers, ni de represión, sino de conocimiento, madurez personal, buen uso y disfrute. Y personalmente añadiría a la lista AMOR.


9. BORRACHERAS

Algunos creen que son un fluido natural de la fauna adolescente de fin de semana y un ritual de transición en nuestra sociedad.

Pues no. Ni el acné, ni la confusión mental ni las borracheras son atributos obligatorios de la adolescencia. Hay quienes no se han emborrachado nunca y no tienen traumas de ningún tipo.


10. TENER PAREJA/CASARSE

“¡Todavía no tienes novio¡”, “¿por qué no vas a una agencia matrimonial?”, …

La soltería, bien asumida, es una opción más en la vida que hay que respetar y no un roto que hay que coser.


11. TENER HIJOS

Un árbol, un hijo, un libro en versión clásica, y niño y niña, adosado y perro en versión actual.

Pero la verdad es que traer un hijo a la vida es una tarea de tal complejidad, esfuerzo, dedicación y entrega que no todo el mundo está preparado ni capacitado para asumirlo y por ello las cifras de maltrato infantil y abandono emocional son altísimas.

Realmente, la maternidad/paternidad debería ser un acto voluntario, planificado y muy consciente y ante la duda, mejor abstenerse, porque no es obligatorio tener hijos para tener una vida dichosa. Corinne Maier lo explica en su libro “40 razones para no tener hijos”.


12. PARIR CON DOLOR

La maldición bíblica es otra mentira que llevamos siglos arrastrando.

El miedo, la ignorancia, la desconexión con nuestro cuerpo, protocolos obsoletos y alejados de las recomendaciones de la OMS e instalaciones que atentan contra la ley de la gravedad y las condiciones mamíferas para parir (penumbra, intimidad, seguridad emocional, ..) es lo que principalmente hace que los partos duelan.

Existen partos placenteros porque parir es parte de la sexualidad femenina y están implicadas las mismas hormonas que en el acto sexual (oxitocina, endorfinas) y no es una enfermedad que hay que extirpar. El documental “El negocio del nacimiento” lo expone muy bien.

Esto es lo que NO debe ser un parto, este es un parto natural hospitalario, este un parto domiciliario y estos son partos orgásmicos, una nueva dimensión para las mujeres y que al menos debemos saber que existe.


13. GUARDERÍAS

No es extraño que familias económicamente solventes pronuncien frases como ésta: “Le he dejado hoy en la guardería con 4 meses. ¡Qué penita¡ pero es lo que hay… Cada uno en su sitio. Los padres en el trabajo y los bebés en la guarde”.

No, no es lo que hay. En muchos casos es lo que permitimos que haya.

En algunos países europeos ni siquiera hay guarderías antes de los 2 años porque existen redes sociales y ayudas estatales para que los bebés sean criados por sus familias (largas bajas remuneradas de maternidad, sueldos sustitutorios, etc.).

Pero incluso en los países, como España, donde estamos tan lejos, existen alternativas a largas horas de guardería temprana: excedencia, media jornada, abuelos, niñera, turnos con la pareja, crianza colectiva (una mujer cuida 2-3 niños juntos), … hay tantas opciones como personas.

Los dos primeros años son de gran trascendencia en la vida y la moda actual de externalizar la crianza a un ratio de 8 bebés/cuidadora y primar la separación de madres y bebés es contraria a las necesidades mamíferas de leche y contacto físico continuo y la gran arma del Sistema patriarcal para programarnos.

Es en la crianza con apego donde se ganará la batalla por un mundo mejor y no en una sociedad des-madrada.


14. COLEGIO

La Constitución establece educación obligatoria pero no escolarización obligatoria, por eso es viable la opción de “homeschooling” que cada vez practican más familias que quieren ofrecer a sus hijos otras pedagogías y otras formaciones.

Además, en España el 98% de los niños de 3 años están escolarizados y no es obligatorio hasta los 6 años. Países como Finlandia empiezan el colegio a esa edad y obtienen mejores resultados educativos…


15. VACUNAS

En EEUU la vacunación sí es obligatoria, aunque existen excepciones religiosas, filosóficas o médicas, pero en la mayoría de países no lo es.

Existe un movimiento mundial que cuestiona las vacunaciones masivas por su falta de eficacia, probados efectos secundarios, alto número de inoculaciones el primer año de vida en el que el sistema inmunológico está inmaduro, su no necesidad en enfermedades benignas, riesgos de las vacunas múltiples, mercurio y autismo, y un largo etc.

Y existen también muchas opciones intermedias entre poner 30 vacunas en los dos primeros años de vida y 0: vacunar de algunas enfermedades sí y otras no, posponer la edad, no usar vacunas combinadas, personalizar el calendario vacunal oficial, etc.


16. GASTARSE MILES DE EUROS EN CRIAR UN BEBÉ/NIÑO PEQUEÑO

Los medios de comunicación nos bombardean con des-información de que el primer año de vida del bebé cuesta unos 8.000 euros, pero la crianza puede ser casi gratis o mucho menos costosa y podemos no arruinarnos potenciando estos elementos:

Lactancia materna prolongada y si surgen problemas se puede acudir a los grupos de apoyo a la lactancia, como La Liga de La leche, que son gratuitos.

Pañales lavables en vez de los desechables o combinar ambos tipos.

Uso de esponja y aceite de oliva para limpiar el culito en vez de toallitas de usar y tirar

Mochila o bandolera en vez de carrito, al menos el correspondiente a los primeros meses.

Papillas caseras: hervir los cereales adecuados a la edad (arroz, sémolas, …).

Purés caseros en vez de potitos.

Colecho como el 80% de los niños del mundo.

Compartir el mobiliario (cuna, cambiador, ..), el carrito, ropa, juguetes con amigos o familiares.

Alquiler de algunos objetos.

Criarlo al bebé principalmente en casa/por la familia y no pagar a terceras personas.


17. SACRIFICARSE Y SUFRIR EN LA VIDA

La vida no tiene porqué ser un valle de lágrimas.

Hay personas que sólo llaman a tres puertas para encauzar su futuro y otras que tocan 100. Normalmente cuanto más vocacional y gratificante a nivel personal sea una tarea y más conectado estás con tu interior, mejor fluye todo.

En los casos arduos nos debemos preguntar si estamos haciendo realmente lo correcto o nos estamos obsesionando en un camino equivocado.

En cuanto al concepto de felicidad, muchos autores relevantes coinciden en valorar más el camino que la meta y que lo importante no son las circunstancias de la vida, sino nuestra actitud ante ellas.

El optimismo, la gratitud y el amor son tres energías que podemos aplicar en el día a día y que son una opción ganadora.


18. COMER Y BEBER

Y por último, existen varias personas en el mundo que viven sin ingerir alimentos sólidos ni líquidos como Jasmuheen, autora de “Vivir de luz” que se alimenta de prana y Hira Rana Manek que se alimenta de sol…

Y esto sólo son dos ejemplos anecdóticos que sirven para dejar constancia de que el mundo tiene muchas más posibilidades de las que nos podemos imaginar.


CONCLUSIÓN

Seguramente la mayoría de nosotros tenemos muchos de los puntos de la lista: hipoteca, coche, trabajo no vocacional pero no insatisfactorio, etc. pero lo importante es que lo elijamos conscientemente y no por la creencia de que no existe vida más allá de lo que tengo ahora.

Para víctimas de verdad, las de las catástrofes naturales, porque los ciudadanos de los países ricos tenemos todas las cartas a nuestra disposición y de nosotros depende cómo las jugamos.

Precisamente en esta crisis esperanzadora, tenemos la oportunidad de dejar de quejarnos contra el Sistema y dinamitarlo mediante el arma más poderosa: transformar nuestra propia vida teniendo muy claro que no hay ningún camino obligatorio y si no encontramos el nuestro, lo inventamos.


Fuente: El Blog Alternativo

Anuncios