Eneko y el ReyHace ya unas cuantas semanas dedicamos una entrada a la desquiciante e inmoral política de fichajes que había empezado a adoptar Florentino Pérez nada más volver a sentar su trasero en el trono de la “Casa Blanca” (léase R.Madrid). Y hace unos días, se nos ponían también los pelos de punta con la reflexión del semanario La Directa sobre las cifras de la estratosférica renovación de Leo Messi por el F.C.Barcelona. Siempre encontraremos voces que estén dispuestas a justificar lo injustificable, pero nadie que anteponga el corazón por encima de todo podrá llegar a entender nunca cómo se ha llegado a permitir que unos individuos, ya sean deportistas de élite, actores, políticos, empresarios o faranduleros -pero simples seres humanos al fin y al cabo-, se puedan embolsar cientos y miles de millones mientras otras -muchas, demasiadas- personas ni tan siquiera disponen de algo para comer…

Pues bien, lejos de querer entrar en un discurso demagógico, y apelando de nuevo al corazón, éste se me ha vuelto a encoger estos días al leer con asombro otra de esas cínicas noticias que ponen de mala leche, y más en tiempos de crisis. Un anticipo: la Casa Real ha anunciado a los cuatro vientos que se solidariza con la crisis congelando su presupuesto para el próximo año; 8,90 millones de euros de nada… Pobrecitos que quizás ahora irán justitos… Tal vez esto explica el enchufazo que, para compensar, le ha dado el Ayuntamiento de BCN a la hermana de la princesa consorte… Pero eso no es todo, ya que los altos cargos del Gobierno han querido sumarse también a la iniciativa: Zapatero seguirá cobrando “sólo” 91.982 euros, mientras que, por su parte, los tres vicepresidentes también van a tener que “apretarse el cinturón” (como sorprendentemente describe El País y además sin comillas…) congelando su sueldo en 86.454 euros… Ante tal demostración de austeridad, uno se plantea, preocupado: “¿Tendrán realmente problemas para llegar a fin de mes…?” (Lee el artículo de El País)

Información relacionada: “El patrimonio de nuestros gobernantes” · “Las cuentas de la Iglesia Católica”

Anuncios