No se sabe si la música puede cambiar el mundo, pero sí puede cambiar el momento. Manu lo hace en cada concierto, desde el corazón, con conciencia. Su misión es dar voz a los que no la tienen… Nómada artista, giramundos infinito buscando un ideal… es un activista de primera fila. Lo saben en la plaza del Zócalo de Méjico, concierto gratis con 150.000 personas aclamando al Subcomandante Marcos; en Praga en el 2000 en una manifestación contra el FMI sus canciones sirven de himno a los jóvenes anticapitalistas. Lo dicen en las chabolas de Río, en el Hospital psiquiátrico Borda de Argentina, colaborando con Radio Colifata dirigida por los locos, en el foro de Porto Alegre, en Génova, en Mali, en Barcelona. Lo cuentan las mujeres y los músicos de la calle, lo siente la Pachamama… Es un ciudadano del mundo del presente que no reconoce fronteras… una hoja al viento… ¿Bob Marley siglo XX… Manu Chao siglo XXI…? (Lee la entrevista realizada por La Revista Namaste)

Anuncios