Nestlé dejará de utilizar aceite de palma procedente de la destrucción de los bosques tropicales. La decisión, hecha pública por Greenpeace, se produce 60 días después de que la formación ecologista iniciara la campaña para pedir a la multinacional de la alimentación que diera este paso. Nestlé se ha comprometido a identificar y excluir de su cadena de suministro a aquellas empresas propietarias o gestoras de “plantaciones de alto riesgo y explotaciones implicadas con la deforestación”. Esta exclusión se aplicaría a empresas como Sinar Mas (la mayor productora de aceite de palma y papel de Indonesia) si no cumplen con los criterios incluidos en la nueva política de Nestlé. También es aplicable a las relaciones de Nestlé con grandes distribuidores de aceite de palma, como Cargill, que continúa abasteciéndose de Sinar Mas.
Después de haber conseguido este nuevo logro, Greenpeace ha querido trasladar su agradecimiento a todas las personas que de una manera o de otra se han implicado en la campaña, en las redes sociales, llamando a Nestlé, etc… Esta noticia es una prueba más de que, entre todos, se puede lograr un mundo más verde, pacífico y habitable.

Toda la información sobre el anuncio de Nestlé aquí.

Consulta la campaña impulsada por Greenpeace

Únete a Greenpeace

Anuncios