El panorama es cada vez más sombrío: sólo quedan 3.200 tigres en su hábitat natural, 300 ballenas francas boreales en todo el mundo y el 99% de las ballenas azules ya han sido exterminadas. Nuestros océanos se están quedando sin peces y estamos perdiendo fuentes únicas de alimentos debido a los enormes monocultivos. Estos son sólo algunos ejemplos de las muchas especies que hoy en día se ven amenazadas. De hecho, un tercio de todas las formas de vida del planeta están al borde de la extinción…

2010 es el Año Internacional de la Biodiversidad. A estas alturas, se esperaba que nuestros gobiernos ya habrían “alcanzado una reducción significativa de la tasa de pérdida de la biodiversidad”, pero una vez más han vuelto a fracasar, sucumbiendo demasiado a menudo al poder de los intereses comerciales cada vez que han tenido que elegir entre favorecer los beneficios de unos pocos o la protección de determinadas especies. El resultado: nuestros animales, plantas, océanos, bosques, tierras y ríos se están asfixiando bajo las inmensas cargas derivadas de la sobreexplotación y otras presiones.

La Naturaleza es resistente, pero sin un mínimo respiro para recuperarse, está siendo devastada por la actividad humana, por los residuos que generamos y por su sobreexplotación. Las causas de la pérdida de la biodiversidad son numerosas y acabar con ellas va a requerir que abandonemos el recurso de las promesas vacías y vagas en las que nadie se compromete a pagar la factura. En su lugar, necesitamos un plan audaz que contenga mecanismos que aseguren su aplicación y con una financiación acorde. “20/20” es precisamente eso, un plan por el cual los gobiernos se verán obligados a ejecutar programas estrictos para garantizar que el 20% de nuestro planeta está protegido antes del 2020 y el aumento de la financiación disponible a tal fin.

Sigue leyendo, firma y reenvía la petición de Avaaz:

193 países se reúnen estos días en Nagoya (Japón) para abordar esta crisis y por ahora los avances son insuficientes. Analistas especializados aseguran que los políticos están indecisos sobre si adoptar o no este ambicioso objetivo de cara al tramo decisivo. La triste y alargada sombra de la pasada cumbre de Copenhague para el cambio climático planea ahora sobre Japón y cuestiona la capacidad de nuestros líderes para garantizar cambios significativos…

Según palabras del coordinador de campañas de Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, “los próximos tres días en Nagoya, con la incomprensible ausencia de la Ministra española de Medio Ambiente, se deben acordar las medidas necesarias para lograr en 2020 detener la pérdida de biodiversidad. Teniendo en cuenta que esta meta ya se debería haber alcanzado en 2010, si la Cumbre de Nagoya fracasa nos enfrentaríamos a un desastre ambiental, social y económico sin precedentes”.

Firma la siguiente petición urgente “objetivo 20/20” que promueve Avaaz y reenvía esta entrada a todos tus contactos para que hagan lo mismo: el mensaje será entregado durante el tramo decisivo de la reunión de Japón.

Más información:

Especial Ecologistas en Acción

Blog Camino a Nagoya

La Cumbre de Nagoya se cierra sin avances concretos en su primera semana

La nueva Ministra de Medio Ambiente no asiste a Nagoya

Logros de Avaaz

Anuncios