En este momento, las instituciones de la UE deciden el destino de un nuevo y potente instrumento democrático que podría cambiar el modo de hacer política en Europa.

La Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) obligará a la Comisión de la UE a actuar cuando reciba solicitudes de más de un millón de firmas ciudadanas. De hecho, Avaaz ha lanzado ya la primera iniciativa reclamando la paralización de los cultivos transgénicos en Europa. Pero ahora, algunos gobiernos y funcionarios se están resistiendo a facilitar una mayor participación ciudadana y están presionando para que se impongan condiciones restrictivas que harían de la ICE una herramienta inaccesible e ineficaz.

Las negociaciones están entrando en una fase crítica. Una protesta pública masiva en apoyo de los esfuerzos de un número de europarlamentarios destacados podría influenciar el debate y fortalecer nuestra posición dentro de los procesos legislativos de la UE a partir de ahora.

FIRMA LA PETICIÓN y corre la voz: ésta será presentada por representantes parlamentarios directamente en la ronda final de negociaciones.

 

Anuncios