Hace unos días, un artículo publicado en el sitio No sin mi bici consiguió nada más y nada menos que multiplicar por cien el promedio de visitas habitual que registra este blog, dejando totalmente perplejo a su administrador y causando auténtica sensación en la Red. El éxito se debe a la difusión de lo que podríamos considerar una –aparente- utopía convertida en realidad. En medio del fervor de las revueltas pro-democráticas que vienen agitando en las últimas semanas a los ciudadanos árabes, muchos hemos empezado a descubrir con gran asombro cómo, desde ya hace un tiempo, otro país culturalmente mucho más cercano a nosotros ha logrado ir aún más lejos…

“…Otra “revolución” que tiene lugar desde hace dos años ha sido convenientemente silenciada por los medios de comunicación al servicio de las plutocracias europeas. Ha ocurrido en la mismísima Europa […] Se trata de Islandia, donde se hizo dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su execrable política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Y todo ello de forma pacífica: a golpe de cacerola, gritos y certero lanzamiento de huevos. Esta ha sido una revolución contra el poder político-financiero neoliberal que nos ha conducido hasta la crisis actual. He aquí por qué no se han dado a conocer apenas estos hechos durante dos años o se ha informado frivolamente y de refilón: ¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo…?

Sigue leyendo “La revolución silenciada”

Info relacionada: “La revolución de Islandia” (Público, vía ATTAC)

INFO actualizada: “Islandia se mueve ante la crisis” (Noticias Positivas)

 

Anuncios