Tras 18 días de protestas pacíficas, el pueblo egipcio ha conseguido con su persistencia y ánsias de libertad un logro histórico: la caída del régimen dictatorial de Mubarak. No obstante, ahora empieza el momento de una nueva fase en el camino siempre tortuoso de la liberación. Es precisamente ahora cuando las fuerzas represivas y los poderes imperialistas que se esconden tras las bambalinas van a tratar de que todo se mueva para que nada cambie. Los poderes financieros capitalistas hacen sus cálculos para promover falsas democracias, al estilo occidental, en muchos territorios oprimidos y cruelmente explotados. Las fuerzas sindicales, los movimientos ciudadanos, los jóvenes pacifistas, el pueblo en definitiva debe estar más atento que nunca para que su revolución no sea secuestrada. No es momento de triunfalismo pero, indudablemente, sí de alegría porque se está consiguiendo dar un difícil paso necesario en el camino de la Justicia. Muchos y más altos muros esperan su turno para ser derribados (Fuente: Alterglobalización)

Las claves de la revuelta árabe:

“Luchando por el cambio” · “La nueva legitimidad árabe” (El País)

“¿Un Octubre del mundo árabe?” (Rebelión)

“Los egipcios conquistan la calle a pesar de la represión” (Público)

“La revolución 2.0 moviliza al pueblo árabe” (Namasté)

“Sólo justicia, pan y libertad” · “Jóvenes musulmanes, protagonistas de la historia” · “Cristianos y musulmanes unidos contra la tiranía” (Alterglobalización)