Cada vez está más claro que los indicadores económicos no son suficientes para medir el bienestar de una sociedad. Sin embargo, los destinos de nuestra civilización y nuestras vidas están regidos por el Producto Interior Bruto (PIB). La salud de nuestra sociedad se mide por el número de coches matriculados, metros construidos, árboles talados, productos consumidos, teléfonos vendidos… pero obvian el estado de ánimo de las personas que viven en ella o la fortaleza de los ecosistemas que la acogen…

Sigue leyendo la editorial de la revista Namasté

Más info: “Felicidad Interna Bruta (FIB): El verdadero desarrollo de un país”

Info relacionada en Altermon:

“Pasos hacia la felicidad” · “La felicidad es una decisión” · “Una vida de consumo no trae la felicidad” · “La felicidad en el cambio” · “40 consejos para ser más feliz”

 

Anuncios