Bin Laden ha muerto y EE.UU. ya tiene por fin el trofeo que tanto ansiaba. Un buen momento pues para no dejarse arrastrar por la euforia del patriotismo ni por la manipulación del sentido de la justicia, y aprovechar para reflexionar de nuevo sobre las verdaderas raíces del terrorismo internacional mediante el interesante documental de la BBC “El poder de las pesadillas”, publicado hace ya algún tiempo en este blog.

Recomendamos también la lectura del artículo “La caza de la ballena blanca” (Enric González, delegado de El País en EE.UU. durante el 11-S), cuyo extracto dejamos a continuación:

El 11 de septiembre de 2001, la metáfora del monstruo feroz y elusivo pareció hacerse realidad. La ballena blanca se transformó en un hombre alto y de voz suave con el que todo un país tenía algo más que una cuenta pendiente […] Con Osama Bin Laden, el relato estadounidense adoptó una mística tenebrosa. No había excepciones, ni en la gran prensa liberal ni en las organizaciones progresistas ni en los hogares más sosegados. Un presidente anodino que llegó a la Casa Blanca por una carambola judicial, George W. Bush, se sintió capaz de hacer cosas impensables. Y las hizo, con el aplauso popular. Desde las leyes de seguridad nacional hasta la creación de Guantánamo, desde las invasiones de Afganistán e Irak (que no tenía nada que ver con Bin Laden, pero tenía mucho que ver con el furor de una nación) hasta la conversión de los aeropuertos en humillantes centros de interrogatorio y registro, todo valió en la “lucha contra el terrorismo”, un concepto tan vago y tan cargado de potencia semántica como “la caza de la ballena blanca”. Los viejos valores de los derechos y las libertades individuales fueron arrojados a la hoguera en nombre del fin supremo: la venganza contra el monstruo inefable e invisible…” (Sigue leyendo)

“Lloro la pérdida de miles de vidas preciosas, pero no me alegraré de la muerte de ninguna, ni siquiera de un enemigo. Devolver odio por odio multiplica el odio, sumando una oscuridad aún más profunda a una noche sin estrellas. La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad; solo la luz logra hacerlo. El odio no puede expulsar al odio; sólo el amor logra hacerlo…” (Martin Luther King)

Documental “El poder de las pesadillas”

“Bin Laden o quan les democràcies aplaudeixen assassinats”

Info relacionada:

“ZERO: Una sorprendente investigación sobre el 11-S”

Anuncios