Zeitgeist es el nombre de un documental de libre distribución -escrito, dirigido y producido por Peter Joseph– que se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas en Internet. A pesar de no existir datos cien por cien fiables, se afirma que tanto el primer documental como su posterior secuela (Zeitgeist Addendum) han sido vistos por cerca de cincuenta millones de personas en todo el mundo desde su publicación gratuita en Google Video en la primavera de 2007.

Lo cierto es que este documental, premiado con varios reconocimientos de carácter internacional -entre ellos el Artivist Film Festival- ha sido desde su estreno una auténtica fuente de controversias e incógnitas; destacando por un lado por su valiente y provocador planteamiento de partida (cuestiona los efectos del sistema monetario sobre el conjunto de la sociedad, planteando la necesidad de un cambio del modelo económico y criticando las actuales instituciones sociales y políticas por su incapacidad para dar respuestas adecuadas a los problemas existentes) y al mismo tiempo siendo criticado por acumular imprecisiones y narrar hechos supuestamente bastante alejados de la realidad. Así pues, según la propia Wikipedia “se le ha considerado «un ensamblaje de propaganda de agitación a ritmo rápido» y ha sido enmarcado entre películas de temática conspirativa aunque con una gran propuesta de por medio que no se deja opacar por las polémicas que ha despertado”.

La serie de documentales también ha dado pie al Movimiento Zeitgeist, que esencialmente se basa en “la aplicación del método científico para fines sociales”, y a su vez, se encuentra estrechamente vinculado al denominado “Proyecto Venus”, en el que su impulsor, el diseñador industrial e ingeniero social Jacque Fresco, ha trabajado gran parte de su vida.

A principios de este mismo año se estrenó la tercera entrega de la saga, “Zeitgeist: Moving Forward”, en la que, recuperando ideas ya apuntadas en sus predecesoras, se ahonda en la idea del Proyecto Venus, centrando el discurso en la necesidad de una transición desde el actual sistema monetario que gobierna el mundo hacia una economía basada en los recursos del planeta, en la que se aplicaría el conocimiento científico actual para hacerla realmente sostenible y eficiente.

Sea como sea, personalmente creo que la propuesta de Zeitgeist, más allá de sus más que posibles imprecisiones, efectismos y tintes apocalípticos, resulta interesante como estímulo para abrir los ojos y cuestionar el orden establecido. Podemos estar más o menos de acuerdo en su presentación, desarrollo y conclusiones, pero lo que para mí resulta incuestionable, es que Zeitgeist (sobre todo la tercera entrega) radiografía y denuncia de forma valiente y contundente los grandes males de un sistema -el actual- injusto, corrompido y alarmantemente desconectado tanto de la naturaleza como del ser humano, y que de seguir así, está inevitablemente abocado al colapso. ¿Cuál es la solución más allá del Proyecto Venus?, de todos depende, por nuestro propio bien, querer encontrarla y construir una alternativa con amor, cordura y conciencia… Dejar a un lado la inercia de la queja, el egoísmo y la indiferencia, abriendo bien los ojos, constituye sin duda el primer paso.

Zeitgeist

Zeitgeist: Addendum

Zeitgeist: Moving Forward

Más info: Zeitgeist en la Wikipedia

Info relacionada: “¡Indignaos!… Nos sobran los motivos”

Anuncios