Imaginar un nuevo mundo no es difícil si nos basamos en la necesidad de cambio que hay en el ambiente. Sin embargo, si atendemos a lo que ocurre hoy en día, la dificultad aumenta desmesuradamente. A pesar de toda forma de desaliento, el cambio sigue siendo más necesario que nunca. ¿Qué es lo que hace que no ejerzamos un cambio profundo en nuestro mundo? Nuestro sistema de pensamiento.

La forma en la que pensamos es la versión homo sapiens sapiens, que hemos heredado de nuestros padres y que, a su vez, heredaron de los suyos y así hasta llegar a unos 150.000 años atrás. Esta versión está basada en la supervivencia del individuo. Hoy en día estamos ante la posibilidad de ir más allá de esta conciencia y poder pasar de la supervivencia a la vivencia…

Sigue leyendo el artículo de la Revista Namasté

 

Anuncios