Un poco de luz para entender mejor el actual momento de crisis económica y la verdad que se esconde tras el complejo y perverso entramado institucional y financiero que nos gobierna…

Los eurófilos más extasiados lo machacan sin cesar: si no dispusiéramos del euro, dicen, las consecuencias de la crisis serían peores para muchos países europeos. Divinizan un euro “fuerte y protector”. Es su doctrina y la defienden fanáticamente. Pero lo cierto es que tendrían que explicarles a los griegos (y a los irlandeses, a los portugueses, a los españoles, a los italianos y a tantos otros ciudadanos europeos vapuleados por los planes de ajuste) qué entienden por “consecuencias peores”… De hecho, estas consecuencias son ya tan insoportables socialmente que, en varios países de la eurozona, está subiendo, y no sin argumentos, una radical hostilidad hacia la moneda única y hacia la propia Unión Europea…

Sigue leyendo el artículo de Ignacio Ramonet

Info relacionada: “El problema no son los mercados financieros”

“Salvan a los bancos para hundir a los pueblos”

“El gran casino europeo”

 

Anuncios