¿Qué es el Yoga? Esta es una pregunta que sigue haciéndose mucha gente. Una serie de ejercicios físicos con tintes de contorsionismo, para unos; una técnica de relajación, para otros… También los hay que, sin haberlo practicado, creen que el Yoga forma parte de una religión dogmática, o lo relacionan con algo misterioso, esotérico, indescifrable…

Desde mi experiencia, a día de hoy puedo afirmar que, para mí, ha sido y es una experiencia integral, profunda y transformadora. A pesar de que aún me considero un aprendiz, la experiencia también me ha enseñado que para sacarle el máximo provecho al Yoga, uno debe tratar de aproximarse  a él sin expectativas; con respeto, humildad y la mente abierta, simplemente dispuesto a dejarse sorprender. Y uno debe tener también muy claro que está ante una experiencia muy personal, la cual conviene que esté desprovista de cuanto diga, juzgue u opine cualquier otra persona. Dicen que uno no tiene que ir en busca del Yoga, sino que es el Yoga el que te encuentra a ti en el momento preciso…

Mucho más allá de modas, vanidades y del culto a la imagen,  a años luz de cualquier etiqueta mental o idea preconcebida, el Yoga es un tesoro milenario por descubrir; con un valor que puede llegar a ser muy distinto según quien lo practique. Ése es precisamente su gran valor. El siguiente documental, en el que un muchacho sin ninguna experiencia ni idea previa es invitado a realizar una inmersión intensiva en el variopinto mundo del Yoga, nos ofrece una buena oportunidad para reflexionar sobre todo ello.

Info relacionada: “Con el Yoga descubres que ya estás lleno”

“Clases Kundalini Yoga, nueva temporada”

 

Anuncios