Las fuertes corrientes que hoy en día están soplando presionan para recortar el significado de la salud sexual y de la sexualidad. Sin este punto de partida, el viento corta las alas a los profesionales que trabajamos en el ámbito de la sexualidad de las personas, castigando, estigmatizando e imponiendo la polarización entre lo correcto y lo incorrecto. Se evidencia el temor y el miedo que provocan estos conceptos entendidos desde una concepción amplia del ser humano. ¿Por qué todavía asustan estas palabras…?

Sigue leyendo en Canal Solidario

Anuncios