La reforma del Código Penal prevé una pena mínima y prisión provisional para quienes convoquen manifestaciones que sean consideradas como “violentas” por Internet. También se criminaliza la protesta civil calificando la resistencia pasiva como “delito de integración en organización criminal” que podrá ser penado hasta con cuatro años y prisión provisional.

Ante esta reforma es importante recordar el Artículo 21 de la Constitución Española:

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que solo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

El Estado español debe garantizar que las personas pueden protestar de forma pacífica, difundir información y criticar a los propios gobiernos respecto a la protección o promoción de los derechos humanos. Estas reformas atemorizan a la población, y les impulsa a no protestar y aceptar la pérdida de Derechos Fundamentales que se impulsa desde los mercados financieros, con la complicidad de instituciones europeas, españolas e internacionales.

Firma contra la criminalización de la resistencia civil pacífica

Info relacionada:

“Ciudadano terrorista”

“Una reforma innecesaria para frenar el vandalismo”

Salvados: “Poli bueno, poli malo”

“BCN 27-M: La certeza de la no violencia”

“¿Es tan malo ser antisistema?”

 …

Ley de Deforestación Cero

Greenpeace se une a la sociedad civil y a líderes de las comunidades en el lanzamiento de una iniciativa ciudadana para una ley de Deforestación Cero en Brasil. La iniciativa busca 1.400.000 firmas de brasileños  y brasileñas para conseguir esta ley y acabar definitivamente con la deforestación a gran escala de la Amazonia y el aumento de zonas degradadas.

Durante los últimos años, la tasa de deforestación ha decrecido y paralelamente Brasil ha seguido desarrollándose. Además, Brasil dispone de un área deforestada suficiente para doblar la producción de alimentos. Es necesario que el campo reciba inversiones para una producción eficiente y para recuperación de las zonas deforestadas. Para esto servirá la ley de Deforestación Cero, para garantizar que el bosque pueda ser protegido de las grandes corporaciones del sector agropecuario y de la industria maderera, y sus recursos forestales sean aprovechados por las comunidades locales, indígenas y pequeños propietarios.

Apoya al pueblo de Brasil para que consiga una Ley de Deforestación Cero

Y sobre todo, ¡difunde la iniciativa entre tod@s tus amig@s y contactos brasileños!

Anuncios