Aunque los insecticidas químicos son abrumadoramente mayoritarios en la agricultura, crecen los agricultores que prefieren utilizarlos solo en caso extremo. Solo en la agricultura ecológica, aplican plaguicidas exclusivamente naturales que ni afectan a las personas ni al medio, un método útil también para la jardinería. En “Insecticidas sin factura”, el programa “El escarabajo verde”, explica los sistemas para controlar las plagas que utilizan los agricultores ecológicos. Es un retorno a los métodos  de toda la vida, como el de potenciar la presencia de insectos depredadores que devoran a las plagas que destruyen cultivos o plantas. También usan trampas de captura masiva contra determinados insectos que perjudican a las plantaciones. Pero además de los sistemas tradicionales, en la agricultura ecológica, también ha entrado la biotecnología. Un método es la difusión artificial de feromonas, una sustancia que utilizan los insectos para atraerse, que les crea tal confusión sexual que son incapaces de encontrarse para copular y reproducir el gusano que daña los cultivos.

El programa explica también como estos métodos biológicos contra las plagas pueden aplicarse en parques y jardines públicos, donde el uso de insecticidas químicos puede perjudicar a los usuarios. El programa ha visitado Malgrat de Mar, un municipio donde aplican la jardinería sostenible y desde hace cuatro años contienen las plagas de sus parques y jardines sin usar ningún tipo de insecticida químico. Además como utilizan plantas adaptadas al clima mediterráneo, necesitan muy poca agua.

Ver el reportaje de El escarabajo verde

 

Anuncios