Mientras termina el año en curso, nos sentamos con nuestros pensamientos para el año venidero llenos de esperanza, quizás, pero también enfrentando nuestros miedos de que nada en nuestra vida cambie. Te deseo la fuerza de tu verdadero ser, nunca ha habido, hay o habrá fuerza en el universo tan potente como aquella que reside en tu interior.

Trata de recordar cómo te sentiste cuando tus ojos se iluminaron de emoción cuando algún secreto interior te fue revelado. Pon tu corazón en encontrar una y otra vez aquello que mueve tu espíritu, burbujeando hasta la superficie de tu conciencia, inspirándote y llevándote a la acción. Busca en lo más profundo de tu ser para encontrar aquello que te motiva y luego confía en su poder.

Mantente en paz contigo mismo para que puedas sentarte, calmando las fuerzas que puedan rodearte, y pensar sobre lo que ya tienes y que hace de tu vida un rico tapiz de color y textura. Prométete a ti mismo seguir tus instintos y estar abierto al próximo capítulo en tu vida ya que está a la vuelta de la esquina y es lo que, en cualquier caso, has estado anhelando secretamente. Estos son tiempos de cambio y tu ser interior anhela ver a tu ser exterior renacer, así como la tierra se renueva constantemente a sí misma con nuevos brotes…

Sigue leyendo el artículo de Hargobind Singh (El Blog Alternativo)

 

Anuncios