Viajan por todo el mundo alojándose en casas de desconocidos. Piden préstamos personales a particulares cuando el banco no se los da. Si necesitan un fontanero o una mudanza, solicitan el servicio a cambio de otro favor. Hacen la compra encargando la verdura, la leche o los huevos directamente a los productores.

¿Por qué prescinden de intermediarios…?

Ver “Entre particulares” (Comando actualidad)


Carmen tiene dos hipotecas, una deuda con la tarjeta de crédito… y necesita 2.000 euros para pagar a Hacienda. Su banco no le da otro préstamo y ha decidido recurrir a una página que pone en contacto a personas con nómina que necesitan liquidez, con particulares que pueden prestarlo. Rafael es uno de ellos. Parte de sus ahorros los destina a facilitar pequeños créditos a un interés que no le va a hacer rico, pero que le permite echar una mano y hacer algo de negocio

Cristóbal apuesta por el “consumo colaborativo”, en lugar de acumular, comparte. Intercambia la ropa de su hijo a medida que va creciendo, llama a un fontanero al que paga con otro favor, y en ocasiones cena en la casa de unos particulares a quienes no conoce. Juanjo, que acaba de llegar de Argentina en viaje de negocios, tampoco conoce de nada a Fernando, y hoy va a dormir en su casa… en España hay 200.000 personas que practican el “couch surfing”. Ponen su sofá a disposición de visitantes con la intención de hacer lo mismo cuando viajen a otros países

Marta se lleva a casa una bolsa con cuatro kilos de verduras y hortalizas por la que ha pagado catorce euros. No ha podido elegir su contenido, pero sabe que todo es de temporada y recién recogido. Los “grupos de consumo“son cada vez más populares. Son particulares, vecinos del barrio que se agrupan para hacer pedidos conjuntos directamente a los productores.

Info relacionada:

“El consumo colaborativo reinventa”

“Soluciones alternativas a la crisis”

“Vivir sin empleo”

“Vivir sin dinero”

“Hijos del decrecimiento”

“La autogestión ciudadana pide paso”

Anuncios