Naturópata y herbolario con una larga experiencia en el mundo de las terapias holísticas y naturales, Albert Rami Romeu (Lleida, 1949), más conocido como “Rami Remeis”, ha consagrado buena parte de su vida a la recuperación y difusión de la memoria sobre el uso tradicional de las hierbas. Actualmente, con tres tiendas en su ciudad natal funcionando a pleno rendimiento, y a pesar de considerarse ya medio jubilado, su actividad sigue siendo frenética, pues aparte de divulgar desinteresadamente sus consejos de salud integral en numerosas conferencias y colaboraciones en varios medios de comunicación, también atiende regularmente la avalancha de consultas que le llegan de todas partes por el simple hecho de disfrutar lo que hace. Y por si todo esto fuera poco, todavía le queda tiempo para trabajar en su próximo libro, tras haber publicado ya un par más con muy buena acogida: “Els remeis d’en Rami Remeis, consells de salut natural” y “Rami Remeis contra la crisi”.

 El secreto de su indudable magnetismo reside tanto en su saber como en su autenticidad. Mientras que la prodigiosa energía vital que desprende por los cuatro costados es fruto de su determinación y coherencia a la hora de aplicarse lo que él mismo fervientemente recomienda; vivir la vida con autoestima, actitud positiva y desarrollando, desde la responsabilidad y el compromiso personal, la escucha del propio cuerpo con hábitos conscientes y saludables. Es, sin duda, la fidelidad a esta combinación, lo que le ha permitido acumular nada menos que 45 años sin padecer ninguna enfermedad, convirtiendo su ejemplo en la mejor de las garantías para todos aquellos que buscan alternativas creativas y sencillas a las rígidas estructuras de la medicina más convencional.

Lee la entrevista publicada en el nº12 de la Revista Kalma:

“No hay ninguna enfermedad que no se pueda curar de forma natural, excepto el apego a la forma de pensar”

 

¿De dónde provienen tu inspiración y tu saber?

 Siendo joven, me llamó mucho la atención ver cómo mi padre, después de estar mucho tiempo enfermo, se curó adoptando una dieta vegetariana. Más adelante, yo mismo también sufrí muchos problemas de salud antes de los 20 años, y recordando su ejemplo, decidí cambiar mis hábitos alimenticios con unos resultados realmente sorprendentes… Tiempo después, un anciano llamado Isidro, que vivía en una cueva cerca de Sabadell y llegó a los 115 años comiendo de manera muy natural y sencilla, me transmitió una serie de conocimientos que reafirmaron y consolidaron mi decisión. ¿Cómo no iba a confiar en el ejemplo de un sabio que a su edad todavía leía sin gafas y conservaba todo el cabello?

 ¿Ya no te has puesto nunca más enfermo pues?

Desde entonces, aparte de cuidar mucho lo que como, intento tener especial cuidado con los pensamientos positivos. Cultivarlos y creértelos es también muy importante… Podría decir que este es mi yoga mental, tanto o más importante que cuidar el cuerpo físico. Así pues, básicamente, no me pongo enfermo porque he decidido que así sea. Deberíamos dialogar mucho más con nuestro cuerpo, ser agentes activos para que éste funcione realmente como queremos y no sufrir pasivamente las consecuencias de desvincularnos de él.

¿Has probado personalmente todo lo que recomiendas?

Sí, aunque más que para encontrar remedios a enfermedades, para prevenirlas. Al final, la fórmula es bien sencilla… Si no quieres tener cáncer, no comas nada que lo provoque y toma otras cosas que lo mantengan a raya, como por ejemplo tomate, pipas de calabaza o granada. El mismo patrón es aplicable para casi todas las alteraciones; diabetes, colesterol, hipertensión, psoriasis… De nuevo, se trata de una decisión…

¿Qué tipo de consultas son las más recurrentes?

Las mujeres, por ejemplo, habitualmente suelen buscar remedios para adelgazar, y a menudo, lo que necesitan, simplemente es ir con mayor frecuencia al baño… Plantas como la ulmaria, el ortosifon y la cola de caballo con un poco de fucus y limón están especialmente indicadas para estos casos. También es bastante recurrente que se muestren preocupadas por sus familiares y allegados. Entonces, les aconsejo que se atiendan primero a ellas mismas. Mal asunto querer cuidar de los demás cuando no se tiene primero cuidado de uno mismo…

 ¿Y qué es lo que más preocupa a los hombres?

El colesterol, la impotencia, la caída del cabello…

 ¿Cuál crees que es el grado de aceptación actual de los remedios naturales por parte de la población?

Cada vez más alto. Hoy en día, la gente tiene en general bastantes problemas de salud y busca soluciones. Cuando acuden a mí, me ven con salud y comprueban cómo los remedios naturales les pueden aportar las soluciones que están buscando… Esto les da confianza.

 ¿Cualquier afección se puede tratar de forma natural?

Todo se puede tratar siempre que la persona realmente lo quiera. Ahora bien, si tienes miedo, acude mejor al médico. No hay ninguna enfermedad que no se pueda curar, excepto el apego a la propia forma de pensar. A menudo se hace necesario revisar la manera de vivir de la persona, ir a las causas, pero si uno no quiere, entonces no hay nada que hacer. Para salir del mundo de las pastillas, primero hay que estar dispuesto a abrir un poco la mente…

 ¿Se están perdiendo los remedios de la abuela de toda la vida?

Yo creo que no, aunque no debemos olvidar que la industria tiene mucho poder y mucha capacidad de influencia sobre la población. Sin embargo, también es evidente que no nos pueden parar, pues hoy en día tenemos la capacidad de llegar a la gente a través de numerosos medios. Y si cada vez tenemos una mayor acogida y una mayor demanda, por algo será…

 ¿Qué nutrientes consideras que no deberían faltar en ninguna despensa?

Cereales integrales, legumbres, ensaladas, frutas, frutos secos… Esto es lo más básico. Creo que hay que desmitificar que sean realmente necesarios tantos complementos, como por ejemplo los vitamínicos, que últimamente parece que se han puesto tan de moda por los intereses de la industria y las multinacionales de los alimentos. Como complementos dentro de la dieta básica, yo más bien aconsejaría el tofu, el seitán, el germen de trigo, la levadura de cerveza, la lecitina de soja, las pipas de girasol y de calabaza, y especias como el jengibre, la cúrcuma, la canela, la mostaza…

¿Y cuáles serían las hierbas imprescindibles?

En cuanto a las hierbas, hay una gran variedad y depende mucho de los casos concretos. No acabaría nunca si las tuviera que mencionar todas… Por ejemplo, para casos de impotencia, van muy bien la damiana, el eleuterococus, la verbena, el romero y la menta. La melisa nos ayuda a relajar el corazón y tratar los problemas de gases, así como también los casos de insomnio junto con la angélica, la tila o la maría luisa. Para ayudar en las digestiones, recomendaría el hinojo, el comino o el anís. Y el regaliz si hay úlceras.

Dinos alguna receta contrastada y eficaz para llegar a la vejez con salud de hierro.

Ir al baño varias veces al día, cuanto más, mejor… Es muy importante estar bien oxigenado y desatascado por dentro. Debemos cuidar las tripas para lograr un equilibrio interno, y esto lo podemos lograr tomando prebióticos, que serían los alimentos vegetales crudos, y probióticos, los multifermentos como los multibífidus, la col y la remolacha fermentada, etc. Nuestra flora intestinal tiene una inteligencia propia… Para tener una mente en paz es necesario tener un vientre en paz.

 ¿Cuáles son los principales enemigos de nuestro estómago?

El tabaco, el alcohol, los disgustos, según qué mezclas de alimentos… Y en este sentido también, si uno no quiere dejar de consumir productos lácteos, mucho mejor si pueden ser fermentados, como los yogures…

¿Cómo nos pueden ayudar la alimentación y los remedios naturales a hacer frente al contexto de crisis?

Te lo diré con un ejemplo muy explícito… Para hacer crecer una manzana se necesitan unos 60 litros de agua, mientras que para obtener un kilo de carne, unos 16.000… Un kilo de cereales alimenta prácticamente igual que el kilo de carne, pero para comerte ésta, primero se han necesitado dos, tres o más kilos de cereales… Además, las ventosidades que expulsan a gran escala los animales que consumimos pueden llegar a ser más perjudiciales para el medio ambiente que incluso la polución que causan los coches. En definitiva, la ganadería intensiva es una ruina.

 ¿Cómo podemos tratar los miedos, los nervios y la angustia?

Hay muchos remedios naturales que ayudan, pero en estos casos, lo más importante de todo, es el desarrollo de la autoestima y el pensamiento positivo y abandonar el hábito de juzgar. Yo siempre aconsejaré llevar a cabo una vida lo más sana y natural posible, pero en última instancia cada uno debe hacerse responsable de lo que elige en cada momento, dándose cuenta de los motivos, y sobre todo, intentando no juzgarse. Aparte de eso, siempre pueden ir bien las Flores de Bach, el hábito de mirar el sol cuando sale y se pone… Y también recomendaría desayunar bien fuerte, comer normal y cenar muy poquito.

 ¿Qué hierbas pueden ayudar a subir el ánimo?

La melisa, el hipérico o hierba de San Juan, la menta, el romero… Tomarse un té verde con romero tiene unos efectos similares al ginseng.

 ¿Qué recomendarías a las personas que sufren un gran desgaste de energía?

Que intenten ir a dormir más temprano… Más que dormir muchas horas, para descansar bien es importante no ir demasiado tarde a la cama; si puede ser a las diez y media mucho mejor que a las doce y media…

 ¿Y para tratar el dolor?

Si ya se está tomando medicación, mejor no interferir… En cualquier caso, siempre se puede tomar carbonato de magnesio, pero por lo demás mejor pedir permiso al médico. Si no se está tomando medicación, algunas hierbas indicadas son el sauce, la cola de caballo y el harpagofitum, con dos tazas al día se puede notar una gran mejoría. Y si además vamos añadiendo un poco de cúrcuma, jengibre, canela y mostaza negra en polvo por encima de las comidas, la mejoría todavía será mayor. También pueden ayudar mucho las friegas con un litro de agua y medio kilo de sal… Si lo vamos haciendo de manera habitual nos sentiremos más jóvenes.

Tenemos tendencia a creer que la juventud es algo que perdemos…

La sensación de juventud no deberíamos perderla nunca. Normalmente, si uno está enfermo, en el fondo es porque quiere… Tienes que negarte a estar enfermo, no te tienes que conformar…

 ¿Alguna hierba o remedio que ayude a apaciguar un poco el desorden mental?

La angélica, la valeriana, la menta, el hipérico, la melisa, la flor de naranjo… Ayudan a estar más tranquilo, ahora bien, para abrir la mente y estimular el cerebro recomendaría tomar levadura de cerveza y polen a diario. En este sentido, las mejores hierbas son la ajedrea, el tomillo y el romero.

¿Y para abrir el corazón?

Por encima de todo, no quedarnos encerrados ni recluidos en nosotros mismos porque nos hayan hecho daño… Salir a la calle, ser amigo de tus amigos, colaborar con proyectos que te motiven…

¿Cómo tratar las adicciones?

Para tratar la adicción al tabaco, va muy bien hacer friegas en el pecho y la espalda con zumo de limón y también ponerse unas gotitas de esencia de menta en la nariz y la boca. Esto nos puede ayudar a irlo dejando poco a poco. La alfalfa va muy bien para las adicciones en general, así como la avena y los multibífidus. Y si se trata de acompañar un proceso para superar la dependencia a las drogas, recomendaría mucha valeriana, mucha pasiflora y también hierba angélica.

 La alfalfa es uno de tus grandes aliados…

Así es, es un ingrediente que no falta nunca en mis ensaladas… Es algo muy sencillo con innumerables propiedades para nuestro organismo; va muy bien para la artrosis, el reumatismo, la caída del cabello, el colesterol…

 ¿Qué nos recomiendas para la calvicie además de la alfalfa?

La aplicación de un preparado con miel y limón y las friegas con col cruda bien picada, dejando reposar después un rato. También ayuda tomar regularmente levadura de cerveza.

¿Algún remedio más que te venga ahora mismo a la cabeza?

Uno para las mujeres preocupadas por los pechos caídos: hervir cola de caballo, ponerla en el congelador y frotarla por los pechos haciendo masaje. Probadlo, ¡veréis cómo quedan bien turgentes!

 ¿Hasta qué punto es necesario adoptar una dieta vegetariana?

Sólo hay que hacer la prueba para ver cómo te sienta… Y sin duda, tu bolsillo también lo agradecerá. Ahora bien, primero uno tiene que estar convencido de querer probar. Esto es algo que nunca hay que forzar…

 ¿Qué porcentaje de dieta crudívora es aconsejable?

Esto es muy personal y depende de cómo le siente a cada uno… Yo, por ejemplo, sólo tomo un poco de alimentos cocinados para comer y me va muy bien.

Tu desayuno suele ser una buena ensalada…

Sí… Casi siempre desayuno una ensalada muy generosa con aceite de oliva, cúrcuma, jengibre, levadura de cerveza, lecitina de soja, germen de trigo, alga espirulina, pipas de calabaza y pipas de girasol, acompañada de unas rebanadas de pan integral y café de hierbas. Hasta ahora me ha ido muy bien y no tengo intención de cambiarlo. Este es uno de mis secretos para tener tanta energía, gozar de buena memoria y no tener problemas de salud.

 ¿Comemos demasiado?

Siempre con medida, deberíamos comer en función de nuestro grado de actividad. Si comes mucho, te oxidas mucho… Y por eso también es muy necesario tomar antioxidantes, que podemos encontrar en comprimidos, como el resveratrol, y en prácticamente todos los alimentos de color; el tomate, el pimiento, el melón, la sandía, la lechuga, la remolacha, la calabaza sobre todo, etc.

 ¿Qué nos recomiendas respecto a la fruta?

Para sacarle un buen provecho, hay que saber cuál es su relación con los diferentes alimentos… Por ejemplo, deberíamos consumirla antes de ingerir productos lácteos, pero nunca antes de las ensaladas… Después de las comidas, no es muy recomendable, excepto la manzana, que la podemos acompañar con frutos secos como almendras, piñones o avellanas. Y si la queremos consumir aislada, ya sea a media tarde o bien para cenar, por ejemplo con un yogur, pues tampoco hay ningún problema.

 ¿Y en cuanto al consumo de agua?

En las épocas de más calor, con un litro de agua al día puede ser suficiente. Si se come habitualmente ensaladas no es necesario tomar demasiada… Y en invierno, teniendo en cuenta que los alimentos ya llevan agua, quizás con una infusión a media mañana y a media tarde, ya podemos tener suficiente. También hay que recordar que es muy saludable tomar un par de vasitos diarios de agua con sal marina, siempre y cuando no tomemos un exceso de sal en nuestra dieta. Y es aconsejable no beber mucho durante las comidas para no disolver los jugos gástricos.

 ¿Qué alternativas son las más recomendables dentro de una dieta sin carne?

Aparte del tofu y del seitán, una buena opción podría ser tomar de vez en cuando tortillas de champiñones, calabacín, espárragos, etc. No debemos olvidar tampoco que los alimentos con más proteínas son las almendras, las avellanas, los piñones, los cacahuetes y las legumbres, así como también el alga espirulina. La verdad es que no hay que complicarse demasiado la vida en este sentido…

¿Deberíamos descartar los productos que no sean ecológicos?

Si pueden ser ecológicos mejor que mejor… Por ti y por el planeta.

¿Algún remedio que se te resista?

No hay ningún remedio que se me resista… Sólo ciertas personas.

 ¿Tienes amigos médicos?

Pues sí y también me piden consejo… Aunque a veces podamos tener opiniones y puntos de vista diferentes, por encima de todo respeto mucho su trabajo y siempre dejo bien claro a los clientes que están en tratamiento médico que no quiero interferir.

 

 

Una entrevista de Daniel Gomis para la Revista Kalma

www.kalmaioga.com

Anuncios