Toda nuestra cultura sufre de lo que algunos llaman “pérdida del alma”, que no es más que una pérdida de sentido, dirección, vitalidad, misión, identidad y conexión genuina, una profunda infelicidad que la mayoría de nosotros hemos llegado a considerar como algo simplemente ordinario… Esta epidemia nos ciega para ver el potencial de la alegría y la plenitud en el día a día… Cuando se recupera la pérdida del alma, se ven las cosas familiares de nuevas maneras y aumenta el gozo en lo que ya se tiene.

Sigue leyendo (Una vida lúcida)

Info relacionada:

21 hábitos que puedes ejercitar para sentirte más feliz

“No estás deprimido, estás distraído”

“Alegría, la felicidad que surge del interior”

“Elige estar en la dicha”

Anuncios