Esta barcelonesa de 39 años es la voz pública de muchas personas que han estado o están a punto de ser desahuciadas de sus hogares por no poder pagar su deuda con los bancos, y que se han unido para pelear. Su defensa de acciones tan po­lémicas como los escraches la ha convertido en favorita de unos medios y en punching ball de otros. En esperanza blanca de muchos progresistas… y en bestia negra del Partido Popular, algunos de cuyos dirigentes no dudaron en relacionarla con el terrorismo en un inútil intento de mermar su popularidad.

Lee la entrevista (El País)

Info relacionada:

“Volveremos a usar el escrache cuando lo consideremos pertinente”

“El video a la mejor iniciativa solidaria del año que TV3 no emitió”

“Ada Colau, el terrorismo, los escraches y una Juventud Sin Futuro”

Anuncios