“El aumento de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y el cáncer está directamente relacionado con los alimentos que comemos. Las hormonas sintéticas presentes en los fertilizantes y pesticidas que entran en contacto con la comida son muy peligrosas para la salud y no suelen detectarse en los análisis toxicológicos, por lo que se invalida el principio de que la dosis hace el veneno”. Con esta advertencia a modo de carta de presentación, la galardonada documentalista y periodista Marie-Monique Robin nos introduce en el mundo de la agroindustria, su campo de investigación desde hace más de una década, y sobre el que versa su último ensayo: Las cosechas del futuro. Cómo la agroecología puede alimentar al mundo (Península)

Sigue leyendo (El Confidencial)

Info relacionada:

“Lo que la alimentación industrializada esconde”

“Por una agricultura y una alimentación libre de transgénicos”

“Tres documentales sobre alimentación consciente”

“Les cooperatives de consum ecològic” (Ets el que menges)

“No es extraño escucharlo” (Gustavo Duch)

“Un mundo de famélicos y obesos” · “Cuando se premia a los que generan hambre” · “Una agricultura sin campesinos” (Esther Vivas)

Anuncios